lunes, enero 08, 2018

Postales coloreadas,
Ana Alcolea,
Contraseña Editorial, 2017.

Ana Alcolea es uno de los referentes más importantes de la literatura infantil y juvenil en castellano en la actualidad. Su obra, muy leída y valorada, y sus premios así lo atestiguan. No obstante, en esta ocasión, Ana Alcolea escribe cambia de registro y se dirige, en primer lugar, al adulto, aunque, sin duda, el lector joven sigue siendo un lector en potencia de este magnífico relato. 
Postales coloreadas , sin dejar de ser una novela, recoge también elementos biográficos de la propia autora y, sobre todo, de su familia. Es un homenaje, en última instancia, a las mujeres que la han predecido, a su bisabuela, Agustina, a su abuela, Mercedes y a su madre. 
A finales del S. XIX, un joven de casa bien, decide abandonar su Almería natal para entregarse a un sueño, el sueño de los ferrocarriles. Es Juan, el bisabuelo de Ana Alcolea, un hombre culto, con sentido de clase, liberal con él mismo, aunque no tanto con su familia. Juan ocupa distintos puestos en estaciones españoles, hasta que en una aldea gallega conoce a la que será su mujer, Agustina, Esta lo acompaña en esta aventura insólita que los lleva a Madrid y a distintos pueblos de Teruel, hasta que acaban en Zaragoza. Agustina es madre de siete hijos, un varón y seis chicas. Es una mujer de tierra, de valores anclados en la tradición, noble, acostumbrada a sufrir y a callar, pero capaz de sacar adelante a su casa, pese a que Juan, más dedicado a sus escaceos personales y a su propia vida, no le ayude demasiado.
Postales coloreadas nos da una visión de la historia española, a través de unos personajes que fueron testigos de la misma. Lo hace, como diría Unamuno, desde la intrahistoria, desde las personas que la sufrieron o que la disfrutaron, que te todo hay en  la novela.
A menudo, la mujer que es hoy Ana Alcolea se asoma a las páginas de su novela con el afán, no de moralizar o excusar, sino de explicarse a sí misma el devenir familiar y de entender por qué es cómo es y no de otra manera. Son muchos los momentos en que la autora se convierte en observadora de su propia familia, en testigo de unos hechos de los que, con cariño, con mucha ternura, extrae algunas conclusiones.
 Postales coloredas es un libro emocionante porque está escrito desde dentro, no es ficción, no es invento, es verdad como lo son todas las historias que se entremezclan de unas personas que, gracias a la pluma de Ana, ya son personajes literarios. Entrañable es Agustina, de una pieza es Mercedes, distinta es Pilar a todos los modelos de la época, por poner solo unos ejemplos.
La vida y la muerte se dan la mano en la novela, como el presente y el pasado, la evocación y la realidad, lo conocido y lo imaginado, porque Ana Alcolea no puede evitar, cuando así lo necesita y ella misma lo admite, echar mano a sus dotes narrarivas y hacer de una vida anónima una obra de arte porque eso es, ni más de menos, Postales coloreadas.
Son muchos los símbolos que aparecen en el texto. Sin duda, las postales antiguas que su abuela guardaba como un tesoro forman el hilo conductor de la novela, pero también algunas cartas y objetos, como un azucarero medio roto, la talla de San Antonio, dos bastones, un agujón,  un gramófono, unas muñecas con las que no se podía jugar... Son objetos reales, que existen aún y que tienen el poder de hacer crecer, a su alrededor, de nuevo la vida de quienes los usaron.
Decíamos que el texto es un homenaje a las mujeres, porque es el mundo de las mujeres, intimo, limitado por el de los hombres, sin muchos recursos, el que sobresale, el que se nos antoja más real y humano porque el es el mundo también de nuestras abuelas y nuestras madres. Unas mujeres que hubieran querido aprender a leer y a escribir pero que les fue vedado hacerlo por su condición de tales. Unas mujeres ingeniosas, hábiles, fuertes, valientes y capaces de enfrentarse con su propio destino. Así la portada hermosa, de Alberto Gamón, recoge la imagen de una mujer que quisiera escribir. ¡Cómo habría cambiado nuestra historia si estas mujeres se hubieran podido formar!
En suma, Ana Alcolea nos regala un fragmento de su propia historia, con total generosidad y consigue que sea también nuestra. Es, sin duda, su novela más personal y la que sigue un registro diferente, lo cual demuestra la versatilidad de esta escritora aragonesa con sangre andaluza y gallega en las venas.

domingo, enero 07, 2018

La boda alada
Texto: María Rosa Serdio González
Ilustraciones: Teresa Coll Sanmartín
Babidi-Bú Libros, 2017

Vengan, vengan, déjenlo todo y observen o, mejor dicho, participen, niños y mayores, todos están invitados a una gran fiesta, pero, eso sí, hay que llevar un regalo que sea especial porque lo que está al punto de celebrarse es una boda, pero no una boda corriente, no, qué va. ¿Les apetece conocer los detalles? Lean, lean...
Comenzamos a leer y se nos presenta la mariposa, grácil, bella, "como invitando a sentir la vida". No nos extraña, pues, que el siguiente protagonista, el saltamontes cartero, siepre llevando cartas, siempre puntual y atento, se enamore de ella, pero ¿cómo se lo va a decir?, "¿Qué excusa tendría / para ir a verla?/ ¿Cómo le diría que.../ empieza a quererla?". Decide mandarle una carta azul y esperar a que la mariposa quiera citarse con él. Y, en el siguiente poema, la respuesta es afirmativa y "salta el Cartero / y se va por el aire / dicharachero". 
A partir de este momento, tras los preliminares, el regalo de pedida y un noviazgo (al que no estamos invitados), Mariposa y Saltamontes preparan su boda. Por supuesto, tienen una lista de bodas, pero, y aquí deberíamos aprender de la sencillez de estos novios, no valen cosas materiales, no sabrían dónde ponerlas. Por lo tanto, todos los invitados se las ingenian y aparecen los primeros regalos de boda: el grillo una serenata, la araña les promete tejer una manta de seda, el ruiseñor promete cantar sus, amores, la luciérnaga le ofrece luz y así, sucesivamente, los distintos animales contribuyen a crear felicidad y magia. 
En una boda la tarta no puede faltar y esta es sensacional: "Ha de ser una torre / ha de ser un sabor, / ha de ser sentimiento.../ ¡Puro canto de amor!". Después, los detalles son muy importantes , se describe el ramo de novia.
Por fin llega la mañana de  la boda, con buen tiempo. Hay nervios, preparativos de última hora, complementos en los que pensar y mucho amor. Por la tarde, Mariposa sorprende con su traje de "pétalos de un cerezo" y los invitados van llegando poco a poco. Se celebra la boda con música, con chuches y con alegría compartida. Y, al compás del vals, los novios cierran la celebración e inauguran una vida.
La boda alada es un poemario singular. Nos narra, como acabamos de ver, los preparativos de una boda y lo hace derrochando ilusión. Los versos se entrelazan, se ofrecen detalles mínimos, que son los que más importan y se crea una atmósfera positiva, vibrante, llena de guiños al lector. Todos están invitados a la boda, todos son bienvenidos. Nadie sobra. Nadie es mal recibido. ¿Cómo no dejarse seducir con tanta magia? Además, los personajes son animales pequeños, que suelen pasar desapercibidos y que, esta vez, tienen su papel, muestran que lo pequeño, coo decíamos, es lo más importante. Y eso lo sabe bien María Rosa Serdio quien, con minuciosidad de orfebre, trabaja y paladea cada palabra, cada sentimiento y cada emoción. Su poesía es elegante, musical y elaborada, aunque logra que parezca sencilla que es  mérito de los buenos poetas.
Las ilustraciones, de Teresa Coll, son espectaculares, no por la grandiosidad de elementos, sino, justamente por lo contrario, porque nos ofrecen momentos privados, cuidados con mimo extremo. Son importantes los ojos de los personajes, pero también sus atuendos.Teresa Coll nos ofrece unos insectos tiernos, humanizados en parte, deliciosos y cercanos. Hay momentos realmente espléndidos, como la ilustración de la luciérnaga, la de la novia con su vestido de bodas o la de la tarta. 
Sin duda, verso e ilustración han crecido a la vez y se han apoyado y nutrido conforme la historia iba avanzando.
Mucho más podríamos escribir, pero ahora conviene que los nuevos invitados, niños y adultos, se sumerjan en este ambiente y se contagien de la alegría de vivir, de la celebración de los buenos momentos de la vida, sin lujos, sin aspavientos, solo con lo que más importa, la amistad y el amor.

viernes, diciembre 29, 2017

Què en fas d´una idea?
Koby Yamada - Mae Besom
BiraBiro Editorial, 2017


No us ha passat alguna vegada que teniu un projecte al cap, una il.lusió o un desig i que, si el compartiu, us diuen que és impossible o una bogeria? Això mateix li passa al nen protagonista d´aquest bonic conte. De sobte, un bon dia, té una idea, però com que li sembla quelcom complicat, fràgil, difícil i estrany, pensa que és millor deixar-la. La idea, malgrat tot, té vida pròpia i segueix al nen, el cerca on va, tant que, finalment, l´accepta i es fan molt amics, molt i molt amics. I és llavors quan la idea comença a créixer i a fer-se gran, tant és així que s´acaba enlairant i el nen, fascinat, entén que, amb una idea, ni més ni menys, pots canviar el món.
El relat, escrit en primera persona, ens apropa a la singularitat d´un nen que encara desconeix el poder que té dintre seu i que dubta d´ell mateix, però la idea, tossuda com ella sola, no el deixa en pau, fins que acaba triomfant.
Què en fas d´una idea?  és una història molt poètica que personifica què és una idea i li dóna vida i entitat pròpia. Per als petits lectors, això no serà cap problema doncs saben fer l´abstracció que convingui i entendre quin és el significat de la figura, com una mena d´ou coronat, que segueix el nen amunt i avall. Els adults tindran més problemes per acabar d´entendre la clau metafòrica del conte, perquè, per desgràcia, hem renunciat a moltes idees a les quals ni els hem donat l`oportunitat de viure. Per això aquest text és important, perquè reafirma la necessitat de ser creatius, la necessitat de ser únics i diferents i de lluitar pels nostres somnis. Darrera de qualsevol canvi, a la història, hi ha una idea, per què no podem donar una oportunitat a les nostres?
Cal remarcar un aspecte formal molt bonic i efectiu. Les il.lustracions són en blanc i negre, excepte la pròpia idea que és daurada. Aquesta idea, quan s´enlaira i passar a ser una part de tot, com diu el nen, tot ho pinta de colors i allò que era gris i discret, passa a ser viu i magnífic.
En definitiva, un llibre tendre, amb un missatge positiu i ple de coratge, que ens agrada a tots, a grans i a petits. 


domingo, noviembre 19, 2017

Paraules Nadalenques,
Montse Ginesta - Marta Montañá,
Barcanova, 2011

Ara, que s´acosta Nadal, és temps de torró i d`intercanvi d´afectes. Els més petits tenen tot el dret del món a conèixer les tradicions nadalenques i a estimar-les. La poesia adreçada al nens, per altra banda, és particularment difícil perquè, de vegades, es cau en la temptació de les rimes fàcils, dels jocs de paraules tòpics i dels missatges massa didàctics. Un infant està creixent, però és capaç de sentir el ritme, de fer seves unes melodies i d´entendre on hi ha veritat o impostació.
Aquest llibre que us recomanem està formant per 32 poemes que ens repassen personatges, costums, àpats i tradicions nadalenques. Ara bé, no té res que veure amb les imposicions comercials i materialistes, perquè, ja al primer poema, trobem una declaració d´intencions ben clara:
 “Aquest Nadal
No vull que em compreu joguines,
No vull roba ni torrons,
Ni pastissos
Ni bombons.
El que vull
No ho venen a les botigues:
Vull rialles i petons!”
Comencem, doncs, un viatge a la part més noble del Nadal, la part infantil, plena d´il.lusió i esperança, que creu en la màgia i en que tot està per fer i tot és possible. Anem a la fira de Santa Llúcia i comprem la peça que ens faltava pel nostre naixement; ens abriguem bé per fer un ninot de neu; decorem casa nostra amb una bonica garlanda; i fem un pessebre amb aquelles figures que, de pares a fills, ens han arribat i que conservem com un dels grans tresors. Al Nadal també fem música, cantem i juguem a la loteria. No falten els poemes dedicats a l´arbre de Nadal, al tió, als menjars típics, als Reis, al dinar de Nadal i a alguns personatges emblemàtics del Pessebre (el pastor, Sant Josep, el nen...), així com mencions al dia dels innocents, al cap d´any i, és clar que sí, al dimoni esquifit. No falten els bons desitjos:
“Vull la pau
I vull una treva
Per als innocents i els febles!”
Els poemes de Paraules Nadalenques segueixen la tradició oral i es poden dir en veu alta; fins i tot, al final del llibre, s´inclouen uns consells per la seva posada en escena. Les il·lustracions, dolces i realistes, acaben de tancar aquest regal de Nadal, fet de paraules, de ritmes, de bons desitjos.
El llibre està adreçat als més petits de casa, però segur que els grans, pares, mares, avis, àvies, tiets i tietes, trobem, amagada a dintre, entremig de les pàgines, part de la seva infantesa.
Bon Nadal a tothom!

domingo, octubre 01, 2017

Els Quiquè,
Laurent Rivelaygue - Olivier Tallec,
Birabiro Editorial, 2017

Els Quiquè són un grup d´amics formats per en Raúl, l`Olívia, el Max, la Paula, el Bernat i la Pamela. Junts s´ho passen molt bé i viuen, gràcies a la seva imaginació, situacions força divertides. En aquesta, l`Olívia ha pintat el cel de gris i això és el tret de sortida d`aquesta aventura plena d´enginy i alegria. De sobte, comença a fer fred i neva; així que acaben fent un ninot de neu a qui li posen de nom en Bernulf. Tot es complica quan surt el sol i en Bernulf, que pot parlar, es comença a fondre. Llavors comença una aventura esbojarrada per salvar en Bernulf que porta els nostres amics a vèncer pors i enfrontar-se amb alguns perills que, ben mirat, també fan riure, como ara una marmota amb perruca o l`abominable gnom de les neus que és tan petit que no fa por, encara que l´Olívia li soluciona el problema fent-li una disfressa apropiada. El ninot de neu es queda a viure amb el gnom i sembla que faran molt bona amistat. I els Quiqué tornen al seu mon real i marxen cap a casa.
El llibre es presenta en format còmic i deixa que siguin els protagonistes qui parlin i permetin que el lector segueixi, en primera línia els seus acudits, les seves idees i propostes.  No cal dir que la imaginació és la qualitat que més es fomenta en la lectura i la que genera el motiu del relat. D´alguna manera es connecta amb el nonsense perquè les situacions semblen quotidianes, però no les solucions ni alguns personatges que són els que ens fan riure o provoquen la sorpresa.
El llibre, adreçat a nens des de 5 anys, ens parla de l`amistat, de les diferències de parers i de com, parlant, la gent es pot arribar a entendre, sense deixar de fer-nos veure que, sovint, les aparences enganyen.
Un relat que apel.la al diàleg, a la camaraderia i a l`alegria de viure. Molt encertat el format i molt lluminoses les il.lustracions, que treballen força bé les emocions dels seus protagonistes.

domingo, septiembre 17, 2017

Un més,
Olalla González (text) - Marc Taeger (il.lustracions)
Kalandraka, 2017

El conillet troba que la seva mare està diferent i esbrina que aviat tindrà un germanet. La mare li dui que quan no es pugui veure els peus i llavors, impacient, no para de fer-li la mateixa pregunta dia a dia, alhora que també pregunta als altres animals del bosc que li estan preparant algun regal. Així el picot li fa el bressol, l`esquirolet unes joguines, l`ovella li fa robeta i l´os, doncs, l`´os ha de dormir. I així van passant els dies, amb un conillet emocionat que imagina quantes coses farà amb el seu germanet, fins que arriba el dia del naixement i la sorpresa és majúscula perquè la mare té un munt de germans i germanes i això és meravellós.
Un més és un conte molt bonic adreçat als primers lectors que juga amb l`estructura cíclica, però d´una forma una mica més complexa ja que són tres els cicles que veiem. Per una banda, les preguntes del conill a la mare i la seva resposta que, fins al final, és la mateiexa: encara es pot veure els peus. Per altra, la pregunta que fa als amics del bosc i la resposta dels mateixos que és també paral.lel.la i, finalment, la imaginació del conill que, cada vegada que pregunta, es veu jugant i vivint milt aventures amb el seu germanet. En aquest moment, les il.lustracions són monocromes perquè es traslladen al món dels somnis i s´han de diferenciar.
Deiem que el text és cíclic i ens porta a la sorpresa final que cap lector no es pot esperar. Els dibuixos són tendres i suaus i acompanyen al conillet en aquesta espera plena de neguit i expectatives.
El conte, en definitiva, ens parla del germà gran, de com es pot viure aquest moment i de l`alegria que li pot proporcionar si els pares i els que l´envolten l´ajuden a sentír-se bé, com li passa al conillet.
La família, la naturalesa, el pas del temps, els jocs i la imaginación són ingredients bàsics en aquest conte, tan positiu i ple de vida.
El llibre el podem llegir en castellà, gallec, eusquera, portuguès, italià i anglès.

miércoles, septiembre 13, 2017

Contrapuntos del alma,
Ian Charles Lepine
Ars Futura, 2017

El concepto contrapunto, de todos es sabido, se relaciona con la música y con la capacidad de armonizar diversas notas que suenan a la vez. También podemos decir que es un contraste entre dos situaciones que se producen simultáneamente. Sin duda, eso lo sabe bien Ian Charles Lepine cuando escoge este título para su poemario y le añade una aclaración importante, "del alma". Esto es, los contrastes que él nos quiere compartir son los que se dan en el propio centro del ser humano, allí donde reside su capacidad de sentir y de ser.
Son XXII contrapuntos más otros tantos poemas, que les sirven de contraste, los que conforman este poemario singular. Decimos singular porque lo ha escrito un joven poeta, aunque con un bagaje cultural impresionante. Ian Charles Lepine bebe directamente de las fuentes clásicas más puras y se deja empapar por ellas, de una forma muy natural. Es capaz, como indica el título del libro, de relacionar aquellos conceptos más clásicos, más cercanos con el mundo grecolatino que él admira, con situaciones actuales, con la cultura más cercana, con cuestiones más propias de nuestro tiempo. Y ese es el gran mérito del poemario, no desdeñar los orígenes sino integrarlos con lo que uno es.
Ya en el poema que abre el texto, titulado precisamente "Contrapuntos del alma", se dejan claros los principios que regirán los poemas:
"Alma y cuerpo son diferentes
pero son en la misma tonalidad.
Las melodías de la respiración
nacen en contrapunto a la añoranza
y día a día, nota a nota, pieza a pieza
del rompecabezas,
vivimos la música humana
de las esferas eternas".
Así, en Contrapuntos I se nos pide que "no pensemos el pasado", mientras que en el poema que lo refleja se aboga por el "nunca"; en Contrapuntos II es la condena de Ícaro que aparece proyetada en el poema "El hombre" y así, sucesivamente, íríamos con el claro y el oscuro, la luz y las sombras, la soledad y la compañía, la muerte y la vida, el paso del tiempo y la eternidad, el amor y su negación.
A veces, los poemas de Ian Charles Lepine se transforman casi en oráculos como cuando leemos:
"Ningún secreto
queda por revelar:
somos ciegos".
Otras se cuestiona su propia escritura, su concepto de la vida, sus pensamientos porque se sabe en continuo cambio y porque todo es posible:
"Contra las rocas del crepúsculo
se despedaza el día
y nos muestra el camino
de desgracia
que también hemos de hacer".
No es poesía fácil la del poeta, ni complaciente con él mismo, sino llena de aristas, de preguntas, de enigmas sin resolver porque: "La ceguera antigua de las tinieblas es eterna".
Invitamos a leer despacio el poemario, a detenerse en sus imágenes, a tratar de entender sus símbolos porque no hay fatuidad en sus versos, sino verdad y ansias de crecimiento y, por supuesto, mucho respeto al pasado.

Vertumno,
María García Esperón,
DosOrillas,
Independently published, 2017

Vertumno es una historia deliciosa que nos habla de los principios de Roma, de cuando todo estaba aún por hacer y todo era posible, de cuando los dioses hablaban, sin acritud, con los mortales y de cuando los emperadores aprendieron a respetar otras culturas y otras creencias.
En esta ocasión, es un canto hacia la conciliación, hacia la importancia de la cultura etrusca que tanto caló en la romana. Aquí se nos habla de un dios, de Vertumno, un dios muy especial, que, como ocurre con el relato, podía serlo todo a la vez y como él quisiera. Vertumno, el dios que se enamora de Pomona y que, por amor, es capaz de lo que sea, incluso de quedarse a vivir en Roma.
Por otro lado, el emperador Numa Pompilio, siempre aconsejado por la ninfa Egeria, siempre justo y conciliador. Y, por el otro, un escultor, Mamurio Veturio, a quien se le encarga la estatua del dios, una estatua tan perfecta que cobra vida, que es capaz de decidir, de pensar y de sentir.
Muchos son los prodigios que se narran en  Vertumno, aunque quizá lo más importante sea cómo se narran, de forma fluida, con mucho sentido del humor y humanizando a los dioses sin el menor reparo porque, en realidad, el límite que los separa de los humanos es tan débil que, alguna vez, sobre todo al principio, alguien tuvo que cruzarlo.
El relato, escrito en tercera persona, sigue un orden lineal, va desde el principio al fin, aunque no al fin total, porque, justamente, cuando se termina el libro comienzan nuevas historias y sigue el avance romano.
Los diálogos, chispeantes y cercanos; las descripciones luminosas y claras; los personajes bien trazados y las situaciones muy detalladas hacen que Vertumno sea un libro ideal para cualquier lector, pero que los lectores jóvenes, incluso muy jóvenes, sean los que más van a disfrutar esta historia tan plástica y mágica a la vez.
El amor, las creencias, el apego a la tierra, el respeto a otras culturas son, sin duda, ingredientes muy potentes en Vertumno.