Voces de las dos orillas

Anabel Sáiz Ripoll

#Post Title #Post Title #Post Title

"Meravellosos veïns": "la vida és bonica"

Meravellosos veïns,
Hélène Lasserre - Gilles Bonotaux,
BiraBiro Editorial, 2016

Meravellosos veïns  és un àlbum il.lustrat de gran format i impacte visual. Ens monstra, pàgina a pàgines, diferents moments en la vida d`una casa de veïns. El curiós és que no es tracta de persones, sinó d`animals, encara que amb actituds humanes. Així les ovelles tenen una vida ordenada, hi ha un porquet fotògraf, uns llops que es traslladen al barri, unes vaques ecologistes, girafes, elefants i fins i tot unes cigonyes que viuen, com no, sobre la taulada. Per davant de la casa passen els dies, passen les estacions i, de mica en mica, els llops acaben sent acceptats. Plou, és dilluns, fa un dia gris,  és Nadal, neva, arriba la primavera i, fins i tot, l`amor i el barri, la casa, segueix i els seus veïns van, és clar que sí, adquirint protagonisme i creant lligams. Així arribem a la nit més màgica de l`any, la de Sant Joan, on tot és possible.
El text, directe i clar, ens va posant en antecedents perquè obrim els ulls i captem les imatges. De veritat, són unes il.lustracions fascinants, plenes de petits detalls, de moments, que saben captar l`instant, l`humor del personatges i l`estat d`ànim.
Amb un estil proper al còmic, respectant un mateix escenari, podem captar com, de vegades, darrera de la monotonia, s`amaga un món de possibilitats i com, si ens fixem bé, podem tenir punts en comú amb els nostres veïns i sentir-nos part d`un mateix grup. Això és molt important, així com mostrar que les desigualtats aparents ens apropen més del que pensem.
En definitiva, un llibre esplèndid on sempre descobrirem nous detalls i que ens permetrà diferents lectures. En principi, pot agradar als més petits, però, atès el dinamisme, el joc de personalitats i les diferents situacions que planteja, agradarà a tothom. A més, ens farà ser més observadors i, per tant, més imaginatius.
Tots tenim veïns i ens serà fàcil poder-nos identificar amb algun personatge. Comencem, apa!

[ Read More ]

"París en pijamarama": "vestido de lentejuelas"

París en pijamarama,
Michaël Leblond y Frédérique Bertrand
Kalandraka, 2016

No es la primera vez que, de la mano de Michaël Leblond y Frédérique Bertrand, nos asomamos a la técnica del "ombro-cinéma". Michael Leblond, en 2007, cuando visitaba un museo japonés, descubrió esta técnica, muy de moda a principios del Siglo XX, y, de ahí, surgió la serie Pijamarama, que tan buenos ratos nos ha hecho pasar desde entonces. Recordemos títulos como Nueva York en pijamarama, Luna Park en pijamarama o Mis robots en pijamarama.
Consiste, como ya es sabido, en crear la ilusión del movimiento gracias a una pantalla transparente que, al girar, permite crear la ilusión del movimiento. 
En esta ocasión, nos vamos a París, la ciudad de la luz. Gracias a la "lámina mágica", incluida en el libro, la mirada que obtendremos de la capital de Francia no será nunca igual porque, a cada paso aparecen nuevas sensaciones.
Nuestro niño protagonista, ya en pijama, se dispone a dormir. Su madre le dice que debe estar cansado y él lo acepta, pero pide si puede dormir con su torre Eiffel. Y entonces comienza la magia. Llegan los sueños y llegan los momentos lúdicos en los que la imaginación está más desatada y el niño viaja por la noche parisina, cual un diablo cojuelo. Descubre nuevas perspectivas, asiste a los fuegos articiales, se enamora de Notre Dame y se siente fascinado ante las líneas del metro. Mientras, el lector va moviendo su lámina y va descubriendo, como el niño, otros ángulos, colores, movimientos, luces, sombras, un auténtico festín en movimiento. Acaba el libro, cuando la madre del niño lo despierta. Atrás queda una noche maravillosa. ¿Imaginación o sueño? Que sea el lector quien lo decida.
El libro va dirigido a los niños desde 3 años, pero, sin duda, fascina a cualquiera que se acerque a sus páginas. El texto, breve y jugoso y las ilustraciones, abigarradas y llenas de detalles ya serían, por sí mismos, apatecibles. Si le sumamos la "lámina mágica" ya son, sencillamente, irresistibles. 
[ Read More ]

"Poemas de la Oca Loca": "¡Usa todos los colores!"

Poemas de la Oca Loca
Gloria Fuertes
Ilustraciones de Miguel Ángel Pacheco
Kalandraka, 2016
 
No podemos acabar el año sin recomendar, todas las veces necesarias, que los Reyes lleguen con sus sacas repletas de libros de esta gran mujer y gran poeta que Gloria Fuertes. Conforme su ausencia se hace más palpable se descubre que fue pionera, rompedora y, sobre todo, una poeta todoterreno, para niños y adultos. Esperemos que el año próximo, el de su centenario, nos la devuelva pura, fresca y desenfadada como ella fue, como yo, que crecí con sus poemas, la recuerdo. 
Una buena propuesta, sin duda, es la reedición de Poemas de la Oca Loca, cuyo original se publicó en 1978. Con una selección de 25 poemas, realizada por Federico Martín y Antonio Rubio, el libro sigue siendo actual gracias a esa manera de componer, cercana al nonsense, que tenía Gloria Fuertes, Sus versos nunca nos dejan indiferentes, juegan con imágenes absurdas, contrarias a la lógica que nos hacen reír y, sobre todo, soñar e imaginar. Gracias a las rimas, a los juegos de palabras, a las enumeraciones y a los paralelismos, son poemas propicios para ser recitados y muy aptos para los primeros lectores. Gloria Fuertes es una maestra de la rima consonante con la que se encandila y nos encandila.
Aprenderemos, de la mano de esta escritora madrileña. a dibujar a una señora, a un señor, a un niño, a un gato, a un pollito, a una ballena, a un esquimal, a un cangrejo y a muchos más personajes, animales o cosas que nos dejarán huella imborrable. 
Sin duda, la poesía debe leerse desde la más tierna infancia, cuando aún no se sabe leer porque es un género que cala rápido en las almas infantiles. En el caso de Gloria Fuertes, gracias a su dominio de la sonoridad, a su gusto por las palabras, a esa manera especial que tenía de elevar lo cotidiano a materia poética y a su derroche de imágenes es aún más fácil contagiar a pequeños y grandes de la alegría de vivir, de la alegría de saberse en el mundo, de contemplar, de ser parte importante de la historia porque Gloria Fuertes jamás se olvidaba de sus receptores, es más, como una juglar de tiempos modernos, se dirige a ellos, les pregunta, comparte opiniones y siempre siempre los tiene en cuenta. De  ahí su vigencia y la necesidad que seguimos teniendo de ella.
Respecto a las ilustraciones son muy adecuadas para complementar el poema. Recrean al personaje, animal o cosa de la que se habla. La sonoridad de los poemas y la luminosidad de las imágenes conjugan y ofrecen una versión de los Poemas de la oca loca muy cuidada y recomendable.
Gloria Fuertes derrochó siempre humor y humanidad y, si no, leamos algunos versos del poema que da titulo a la obra:
"Le piaban veinte patos
y pasaba malos ratos.

¡Tanto pico, tanta boca!
La Oca se volvió loca".

Y ahora, hay que abrir el libro por la página que sea y disfrutar de la vida y volver, en el caso de que lo lea un adulto, a sentirse como un niño, lo cual es más que aconsejable. 
El libro, por último, ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
 


[ Read More ]

"L´ultima carta": "Gràcies!"

Una última carta / L`última carta,
Antonis Papatheodoulou / Iris Samartzi
Kalandraka, 2016

L`última carta és un text, adreçat als nens des de 6 anys, que ens captiva des del primer moment per la seva senzillesa narrativa, per les seves il.lustracions i per la tendresa de tota la història.
El senyor Costas és el carter d`una petita illa mediterrània, situada a Grècia. Viu el seu darrer dia com a carter i recorda, amb afecte, la seva feina. A la illa, ell és l`únic mitjà perquè arribin les notícies i ho ha fet, fins l`últim moment, amb professionalitat i amb molta humanitat. Al senyor Costa les notícies dolentes l`han fet malt i li han pesat molt, en canvi les alegres han estat lleugeres. Ha portat postals, ha llegit les cartes als que no en sabien i ha estat un personatge cabdal a la illa, però ha arribat el moment de la seva jubilació i encara lo queda una darrera carta per lliurar i no es vol descuidar perquè amb 50 anys de feina sempre ha estat puntual. Al senyor Costas l`estranya no veure a ningú al poble i li sap greu perquè es voldria acomiadar. El millor encara no ha arribat i aquest carter veterà rebrà una bona sorpresa i l`agraïment de tot el poble.
El llibre es presenta en un format molt cuidat, en forma de paquetet o de carta embolicada amb un cordill blau. Ens parla de les emocions, dels afectes, dels records i també de com es pot viure una professió amb vocació de servei. És també una nota d`atenció per la nostra societat tan deshumanitzada, tan tecnològica. A la illa tot va més pausat, amb més tranquil.litat i tot passa quan ha de passar. És, per suposat, un homenatge a l`ofici de carter. 
Respecte a les il.lustracions, de Iris Samartzi, cal dir que amb elles es va guanyar el IX Premi Internacional Compostela per a àlbums il.lustrats i no ens sorprèn pas perquè veiem, en les imatges, un cant al paisatge mediterrani i una alegria de viure que es contagia. L`Irs Samartzi, amb la tècnica del collage, ens porta imatges del món dels carters i ens fa veure, amb diferents plans, molt propers al llenguatge cinematogràfic, tota la peripècia del senyor Costa, fins i tot podem mirar què hi ha dintre de la seva bossa.
A L´ultima carta trobem un missatge ben clar: les relacions personals han de ser directes i s´han de cuidar perquè la base de la nostra societat hi depèn.
 
[ Read More ]

"Aurelio": "Y otras muchas palabras más..."

Aurelio,
Antonio Rubio - Federico Fernández,
Kalandraka, 2016


Un murciélago quiere estar bello y busca nombre. Decide jugar con las vocales y encuentra el nombre de su vida, uno bien sonoro: Aurelio. Entre Aurelio y murciélago hay algunas semejanzas, la evidente es que ambas palabras contienen las cinco vocales. Y este encuentro feliz es lo que le da pie al autor, Antonio Rubio, para escribir una deliciosa historia rimada en donde las vocales son las verdaderas protagonistas. Los versos van creciendo poco a poco y el ritmo es el señor absoluto de los mismos. Con metáforas sencillas y efectivas, onomatopeyas, juegos de rimas y, como acabamos de decir, un ritmo muy marcado, se va escribiendo este poemario que introduce a los más pequeños en el fascinante mundo del abedecedario, en este caso, de las vocales. Así, por ejemplo, la a va con "la/sal/al/mar." o "Con una i, / la flor de lis/ para ti" e, incluso, "Con una o, /sale el sol,/ pinto un dos,/ tengo tos,/ digo flor".
El murciélago,  no contento con encontrar su nombre, se anima y, finalmente, empieza a robar aquellas palabras que contienen las cinco vocales y la diversión llega a su punto máximo con este juego de palabras tan ocurrente y fresco.
Las imágenes que se encadenan en los versos, directas, jóvenes, recién creadas, están en la línea de la poesía de Gloria Fuertes puesto que juega no solo con los significados sino con los sonidos y da una nueva oporunidad a palabras cotidianas que, gracias a estos versos, encuentran su momento de gloria.
Las ilustraciones de Federico Fernández, por otro lado, se enredan con las palabras, las protegen y las realzan, muestran cómo las vocales aparecen en los sitios más insospechados y, gracias al color y al fondo neutro, logran que el lector no solo paladee el verso sino que encuentre, entre las divertidas imágenes, a las vocales juguetonas que quieren esconderse.
En suma, Aurelio  es un texto original, lleno de luz y de fuerza que gustará a aquellos que aún no saben leer y encantará a los que ya leen. Su propuesta lúdica se puede aplicar a nuevos juegos que permitan ir encadenando palabras y aumentando el número de sílabas. Un buen regalo, sin duda.

[ Read More ]

"El senyor Magnòlia": "Només té una bota vella"

El senyor Magnòlia,
Quentin Blake,
Kalandraka, 2016

El senyor Magnòlia o Míster Magnolia és un personatge inoblidable,  un xic excèntric, un xic estrafolari, un xic despistat, però ple de vida i alegria, com solen ser tots els personatges creats pel seu autor.
El conte, adreçat als primers lectors, es pot considerar ja un clàssic de la literatura infantil contemporània doncs va ser publicat el 1980. Per al senyor Magnòlia aquests 30 anys no han estat res perquè continua envoltat d`objectes i situacions curioses i, de ben cert, màgiques i, per què no, desbaratades.
El text, traduït per Francesc Parcerisas, és molt apropiat pels primers lectors per la rima, que afavoreix la memorització i per l`estructura encadenada que permet una lectura directa, diàfana i, fins i tot, la invenció de noves situacions per part dels petits lectors.
El senyor Magnòlia té pràcticament de tot -una trompeta antiga, dues germanes, un gripau, uns lloros, un dinosaure...- i, a més, viu situacions estrambòtiques -jugar amb les fruites, fa desfilar els ratolins...-, però li falta una cosa per ser del tot feliç: una bota. El pobre senyor Magnòlia només té una bota vella, encara que aquesta circumstància tampoc no el paralitza ni li fa perdre l`alegria. Finalment, en forma de regal molt ben embolicat, arriba...una bota! És d`un altre color i d`una altra forma, però al senyor Magnòlia no l`importa i se la posa tan content. Ara bé, per què volia la bota? Ai, amics meus...! Doncs per no res, perquè s`en va a dormir. I bona nit. 
Amb això veiem que hi ha coses que, encara que les trobem a faltar, no són essencials per la nostra vida. El conte, d`alguna manera, pot tenir aquesta lectura simbòlica.
Caldria mencionar, sobretot, les il.lustracions, plenes de colors, com és el propi protagonista, i de llum. Són imatges molt expressives que mantenen un ritme ràpid com el propi text.
El senyor Magnòlia, el podem llegir en castellà, gallec i eusquera, i ens segueix enamorant per la seva espontaneïtat i la seva il·lusió contagiosa. Visca el senyor Magnòlia! I... visca la seva bota!



[ Read More ]

"Un regalo diferente": "mejor que una peonza"

Un regalo diferente,
Marta Azcona - Rosa Osuna,
Kalandraka, 2016

En Un regalo diferente  se muestra una perfecta simbiosis entre texto e ilustración; de tal manera que no puede entenderse la una sin la otra. Eso, sin duda, es un valor añadido para que los pequeños, desde 3 años, se dejen atrapar por esta historia de amistad que solo los niños pueden entender porque solo los niños entienden que el valor de las cosas no está en el aspecto económico sino en algo mucho más importante, en el valor emocional. Eso es lo que importa.
Tristán regala a su amigo Marcelo, por su cumpleaños, un retal de ropa que le había sobrado de unas cortinas y, aunque, este hubiera preferido una peonza, acepta el regalo sin más problemas. Juntos descubrirán lo maravilloso que es ese trozo de tela y las muchas aplicaciones que presenta porque los dos son capaces de imaginar y los dos se sienten bien uno al lado del otro. Y ese es todo el misterio o el gran misterio, según lo entedamos.
Solo los niños saben que una caja de cartón es más apetecible, a menudo, que el regalo más valioso y solo los niños saben darle la verdadera dimensión a una piedra, a un trozo de plástico o a una bolsa. De ahí que el relato que hoy nos ocupa sea tan jugoso y fresco porque conecta directamente con aquello que es importante.
El texto, directo y equilibrado, se fusiona, como ya dijimos, con las ilustraciones, festivas, juguetonas y armoniosas. No sabríamos decir qué animales son los dos amigos; aunque sí podemos afirmar que se lo pasan muy bien juntos y que un tercer personaje, un perro, es feliz con ellos, ya que aparece en todas las ilustraciones, aunque no se le mencione en el texto. A menudo, cierto es, sobran las palabras y entran los gestos.
Gracias a este retal de ropa, incluido en el propio cuento, se vencen miedos, se logran tesoros, se cruzan mares y se superan tempestades.
El relato se aleja del consumismo y se detiene en los pequeños regalos que nos ofrece la vida y que, sin duda, se empiezan a prodigar en la infancia.
El cuento se puede leer en catalán, gallego, portugués, italiano y, por supuesto, castellano.

[ Read More ]

"El patio de mi casa": "Y se fue el verano".






El patio de mi casa. Memorias (Segunda parte)
Rosa Ruiz Gisbert
Ediciones del Genal, Málaga, 2016.

No hace mucho reseñamos El cuervo de Poe, la primera parte de las memorias de esta escritora malagueña. Rosa Ruiz Gisbert. Entonces asistimos a los años de infancia, adolescencia y juventud. Fueron años de conocimiento, de dudas, de adversidades; fueron los años en los que se crea el carácter de una persona. Ya nos admiró su especial manera de narrarse a sí misma, de contarse, de observarse, sin tragedias, con aceptación de lo que fue y, sobre todo, con perdón a los que estuvieron y no siempre fueron.
Ahora, estamos en la segunda parte, la de la madurez y la vejez. Este segundo volumen al que Rosa Ruiz titula, de forma también simbólica, El patio de mi casa está, si cabe, mucho más logrado porque la autora se ha apoderado del personaje, que no es otro que ella misma, y ya, muy cerca, en el tiempo, de lo que narra, es capaz de resumir aquellos hechos, aquellos momentos que marcaron su presente y que guiaron su madurez.
Rosa Ruiz no pasa cuentas, ni siquiera con ella misma, porque está por encima de ello. Lo que pretende es dejar constancia de su camino, del proceso que siguió, lleno de dificultades físicas y emocionales, hasta lograr crecer como persona y como escritora. No es otro el camino que se narra en El patio de mi casa que el del crecimiento interior. La escritora malagueña habla de sus afectos, de su madre, a la que aprendió a estimar y, sobre todo, perdonó; de su hermano, tan presente en su vida; de sus relaciones personales, algunas fallidas, otras decepcionante, algunas soslayables.  
La honestidad y la humildad presiden las reflexiones de Rosa Ruiz. Con un tiempo que se fue y otro incierto llamando a su puerta, reflexiona acerca de la vida, del amor, de la amistad, de la familia, de las quimeras del día a día y de las limitaciones, a veces pequeñas, otras enormes, que tuvo que vencer. En este camino que fue su vida, la autora no siempre acertó, pero sí tuvo la curiosidad y la valentía suficientes como para intentar nuevas vías de autoconocimiento. Finalmente, la escritura le dio la serenidad que ella buscaba y le permitió poder plasmar aquello que sentía. Sus años en el taller de Fuentetaja, que compartió con quien escribe estas líneas, la ayudaron a asentarse y le dieron algunas herramientas para dar el salto hacia la publicación, hacia la escritura libre y certera que la caracteriza.
 No se anda por las ramas, no busca paliativos, jamás lo ha hecho, si no que pone el dedo en la llaga y observa, se observa y escribe: "Quien expone la verdad suele ser menospreciado porque nadie desea verse reflejado en ella". En este destape emocional que son sus memorias, Rosa no huye de sus propios miedos, si no que los muestra y trata de entenderlos y, como decíamos, de perdonarlos. 
Las memorias de Rosa Ruiz están perfectamente contextualizadas y, al lado de aspectos personales, aparecen las referencias históricas y sociales a una época cambiante, la de finales del S. XX y principios del S. XXI que la autora vivió, y vive, en primera persona. No olvida sus referencias cinematográficas a las que, a menudo, busca paralelismos con su propia vida ni tampoco sus viajes. La recreación de los lugares a los que ha ido es fundamental para entender estas memorias. 
El volumen es tan rico en matices, tan amplio en sentimientos y emociones que resulta difícil poderlo apresar en una reseña. Hay que leerlo despacio y, sobre todo, leer las reflexiones que hace la escritora acerca de lo divino y de lo humano, de la vida y de la muerte, de las pequeñas limitaciones del día a día, de las miserias y las grandezas del ser humano.
No podemos dejar de agradecer la lucidez de Rosa Ruiz y la valentía con la que ha escrito sus memorias. Eso sí, que sea un punto y seguido porque, pese a sus problemas de salud, Rosa Ruiz Gisbert tiene mucho que contar todavía. Y deseamos leerlo. Como ella misma dice: "...en la vida no hay más final que la muerte y esa, por fortuna, no ha llegdo aún, de modo que estamos ante un final abierto en el que puede pasar de todo".  
 
[ Read More ]

"La Nuna sap llegir la ment": "no sempre diuen el que pensen"

Orit Gidali. Il.lustracions: Aya Gordon-Noy,
Birabiro, 2016

A la Nuna, a l`escola, li han dit una cosa que no li ha agradat massa, que té les cames de flamenc. Com s`ho ha de prendre això? Quan li explica a la seva mare, aquesta li va donar la solució. Va buscar les seves ulleres "per als dies que no són gens màgics". I amb aquestes ulleres, que a les il.lustracions, es representen, de manera simbòlica, com un palet de fer bombollesde sabó, la Nuna acaba entenent algunes coses essencials de la comunicació humana. De vegades no hi ha cap relació entre el que es diu i el que es vol dir, perquè "les persones no sempre diuen el que pensen o pensen el que diuen que pensen o diuen el que pensen que diuen". 
D`aquesta manera, tan poc ortodoxa i tan divertida, la Nunca sent, per una banda el que es diu, però sap interpretar el que es vol dir de debò. A les il.lustracions, surten com dues bombolles, a l`estil dels còmics, una, la que sentim, de color blanc i, l`altra, de color gris, la que sentim. De mica en mica, la Nuna aprèn a entendre als que la envolten i a no sentir-se malament per les paraules.
Les il.lustracions, detallistes i directes, ens ajuden a interpretar aquests missatges contradictoris.
El conte, escrit en hebreu originalment, té com dues vessants, per una banda, el text que escriu el narrador, en tercera persona i que explica la història i, per l`altra, els diàlegs o les paraules que diuen els personatges i que es mostren, com ja hem dit, amb una doble interpretació.
En definitiva, un conte molt original, que s`adreça als primers lectors, però que a tots ens pot agradar atès que ens parlar de quelcom innat a l`ésser humà, la comunicació. 
La Nuna, finalment, deixa les ulleres perquè ja no les necessita pas i ens dóna una lliçó: "Ja sé fer màgia sense les ulleres!", diu a la seva mare. És com efecte dominó perquè la seva mare veu que tampoc les necessita ja que elles i el pare diuen sempre el que senten perquè s`estimen de veritat. Ara bé, aquestes ulleres no es perden i donen noves oportunitats als que les trobin, com passa en el llibre... però això no ho direm!
[ Read More ]

"El secreto del espejo": "parte de una suma y no de una resta".

El secreto del espejo,
Ana Alcolea
Ilustraciones: David Guirao,
Anaya, 2016

El secreto del espejo surge de la necesidad que siente su autora, la escritora aragonesa Ana Alcolea, de contar historias; pero no solo eso, sino que lo que le fascina a Ana Alcolea es la vida de los objetos, aquello que quienes los poseyeron dejaron en ellos y aún existe. De ahí que en sus novelas suela generar enigmas en torno a aquellos enseres que acompañan al ser humano, ya sea una caja azul, un medallón, una caja de música, unas cartas o, como veremos en el libro que nos ocupa, un extraño espejo.
De alguna manera, Ana Alcolea penetra en la esencia de lo humano, en sus estados de ánimo, en sus miedos, anhelos y cuitas a través de sus objetos más preciados. Hay algo mágico en los restos del pasado y eso a la escritora le atrae poderosamente y quiere contarlo porque ella necesita dar respuesta a sus propias preguntas, a sus emociones y lo hace de la mejor manera que sabe: escribiendo.
En esta ocasión, nos encontramos a personajes ya conocidos de su anterior novela, El secreto del galeón. Marga y Federico, los arqueólogos que investigan en pasado, siguen su trabajo en el Museo de Zaragoza; más bien Marga, porque Federico es un alma inquieta y no para en ningún sitio; al menos de momento. Su hijo, Carlos, el joven adolescente sensible, sigue su relación con Elena, su compañera de clase, bailarina de ballet, intuitiva y llena de contradicciones. La novela arranca cuando el abuelo de Carlos, un señor mayor viudo, celebra su segundo matrimonio con Paquita, una mujer mayor también que, de alguna manera, intenta ocupar su lugar en la familia, aunque sin lograrlo del todo. La reflexión en torno al amor que puedan sentir las personas mayores, los ancianos, es respetutosa y conmovedora. El abuelo de Carlos, que acaba de casarse con Paquita, no olvida a su primera mujer jamás y siempre, incluso en el viaje de bodas, lleva sus cenizas en la maleta. Este hecho que puede llegar a ocasionar momentos  grotescos está cargado de simbología y, por supuesto, de amor.
Como suele hacer Ana Alcolea, hay otra historia paralela, del pasado que entronca con la del presente. En esta ocasión aistimos, en el siglo I d. C., a la huida angustiosa de Ylda, una joven esclava de los druidas que, de forma fortuita, ha logrado escapar a una muerte ritual. Ylda se encomienda continuamente a su diosa, la luna, a quien ofrece todo lo mejor que ella tiene. De alguna manera, se trata de una versión, cercana a los orígenes, de Blancanieves. Ylda ha vivido siete años con los druidas y ha aprendido todos sus secretos; así que no podrá salir con vida de allí; aunque, nuestra protagonista, logra huir y acaba encontrándose con unos soldados romanos, en lucha con su propia tierra, Britania, a los que deberá la vida. Viaja con ellos, salva al tribuno Claudio Pompeyo de una muerte segura y decide seguirlos. Ylda conoce el poder de las plantas, tiene una relación especial con las abejas y la miel y ama a su tierra, aunque debe dejarla atrás; pero se lleva una rama de brezo con ella. Su futuro parece que se halla en Roma, pero decide irse a Cesaraugusta, en pos del amor hacia la persona equivocada. Ylda madura en la antigua Zaragoza y recibe, como recompensa por sus cuidados y conocimientos médicos, una villa a las afueras; una villa que nadie quería porque parecía maldita, pero que ella hace suya y, allí, logra la paz y la estabilidad y, al fin, el amor con otro romano, Cayo Vinicio, quien siempre la quiso y nunca creyó poder alcanzarla. La historia de Ylda es una historia de esfuerzo, de lucha y de agradecimiento.
Por otro lado, el espejo, hecho con una piedra lunar, unas horquillas, un jarrón con la rama de brezo, el polvo de la verbena y unas teselas sueltas acaban en el Museo de Zaragoza en manos de Marga y Federico. Poco a poco, todo va cobrando sentido y, en sueños, Marga se siente al lado de Ylda y es ella misma quien la ayuda y ella misma quien forma, tesela a tesela el mosaico que nos devuelve el rostro de Ylda y que podemos pensar que es el mismo que ocupa la portada del libro. La portada, de David Guirao, es espléndida  y nos muestra aquellos rasgos más enigmáticos de Ylda, su pelo rojizo, los ojos verdes, la relación con las abejas e, incluso, con las serpientes. 
Carlos y Elena parecen sufrir un momento de debilidad porque Elena decide irse a Ámsterdam a completar sus estudios de ballet y a tratar de crearse un nombre en el mundo de la danza. Lo que iba a ser una ruptura incial, porque Elena arrastra un pasado complicado, se convierte en una espera y en un dejar fluir el amor de ambos para que crezca y madure.
Nos queda aún hablar de otro personaje que va y viene entre las dos historias, la gata, Hermione en la vida actual y Pamina en la pasada. ¿Qué se oculta tras la gata? ¿Los miedos? ¿Los deseos frustrados?
¿La amistad? ¿La paciencia? El lector tendrá que interpretarlo.
El secreto del espejo es una novela emocionante, muy bien documentada, incluso en los detalles más insignificantes. A Ana Alcolea le gusta fijarse, por ejemplo, en el guardián de Museo, Manolo, quien, de alguna manera es el testigo de las idas y venidas de Marga, Federico, Carlos y Elena; le gusta observar lo cotidiano como la mancha de salmorejo en los zapatos de Carlos o los limones que relacionan ambas historias. Por supuesto, entra en las emociones y nos muestra personajes redondos en su evolución que cambian y se acompasan según sus propias vivencias. Federico y Marga parecen rehacer sus vidas juntos. Carlos y Elena van a darse tiempo y seguridad. Ylda y Vinicio acaban por reencontrarse. Pamina y Hermione parecen fusionarse.
El amor, la amistad, el deseo de superación, la lucha contra las adversidades, la búsqueda del espacio personal, el crecimiento propio son algunos de los temas que encontraremos en la novela. El secreto del espejo, por otra parte, está escrita en tercera persona y va fluyendo como el agua de los manantiales. Crece, como una pieza musical, de las que tanto gustan a Elena y a la propia Ana Alcolea. C
Uno de los mensajes, aunque la escritora huye de ellos, que podemos leer en el relato, lo pronuncia el propio Vinicio cuando dice: "La vida no es eterna, y si no nos arriesgamos a decir lo que sentimos, podemos perder toda la belleza que somos capaces de crear para los demás".  Se trata, por supuesto, de sumar.


[ Read More ]

    Un blog de Anabel Sáiz Ripoll

    Páginas vistas en total

    Buscar en estas Voces

    Cargando...